Cómo la inteligencia artificial y los datos pueden aumentar la resiliencia en la nueva era de la pandemia

Inteligencia Artificial para Gobierno

comentarios

0

Si bien no podemos evitar que ocurran las crisis, podemos encontrar formas de utilizar los datos para anticipar el impacto y ayudar con la recuperación.

 Si hay un hilo conductor durante el último año y medio, es que ha habido un cambio dramático: una pandemia en medio de un entorno políticamente cargado y socialmente divisivo con disturbios civiles.

Todo ello ha provocado una inmensa transformación. Desde la colaboración requerida entre el estado y la atención médica para gestionar los brotes de COVID-19 y las citas de vacunas hasta el trabajo remoto, la adopción de nuevas formas de apoyar a los clientes y la operación de procesos físicos en un entorno digital, la tecnología se ha entretejido en la respuesta y la gestión de las crisis.

Si bien ciertamente hemos aprendido mucho en los últimos 18 meses, también debemos mirar hacia adelante para ver cómo estos cambios darán forma a nuestro futuro. ¿Qué papel jugará la tecnología para ayudarnos a mitigar los desafíos en la nueva era de la pandemia? Sin lugar a dudas, las empresas y las comunidades han realizado un cambio drástico hacia la inversión en big data e inteligencia artificial. Lo que será importante es comprender cómo la big data y la inteligencia artificial mantendrán nuestra infraestructura por delante de los desastres y, en última instancia, la harán más resiliente para enfrentar eventos futuros.

Los eventos de 2020 expusieron varias vulnerabilidades en los sistemas e infraestructura del sector público y privado, incluidas las posturas de ciberseguridad, la movilidad de la fuerza laboral y los sistemas de la cadena de suministro. Los ciberdelincuentes se aprovecharon de la disrupción masiva en 2020, aprovechando el cambio de muchas organizaciones al trabajo remoto. En septiembre de 2020, el 63% de los empleados gubernamentales de EEUU trabajaban a tiempo completo en un entorno remoto. Y ejemplos agudos de interrupciones en la cadena de suministro han ocupado los titulares durante meses, desde escasez de papel higiénico, productos enlatados y suministros de limpieza hasta escasez de combustible debido al ataque de ransomware Colonial Pipeline. Según una encuesta de Ernst & Young a 200 altos ejecutivos de la cadena de suministro, solo el 2% dijo que estaba completamente preparado para la pandemia.

Cómo pueden ayudar la inteligencia artificial y los datos

La pandemia expuso niveles de fragilidad que variaron en respuesta a varios desafíos. Las organizaciones gubernamentales pueden verse frente a riesgos aparentemente infinitos que podrían afectar directamente las estrategias de resiliencia y, a menudo, la capacidad de una organización para cumplir con su estatuto.

A medida que aumenta el número de amenazas a las que se enfrentan las agencias, también debería aumentar la velocidad con la que trabajan para identificar y actuar ante las amenazas. Esta creciente demanda de tecnología de inteligencia de riesgos está impulsando las últimas innovaciones en el campo.

Durante la pandemia, nuestras vidas se vieron rodeadas de actividad digital y virtual. Si bien no podemos evitar que ocurran las crisis, podemos encontrar formas de utilizar los datos para anticipar el impacto y permitir la implementación de los recursos adecuados para ayudar con la recuperación. Esto comienza con la implementación de la infraestructura adecuada. Las agencias pueden establecer un proceso de captura de datos, utilizando inteligencia artificial, para recopilar y monitorear instantáneamente las amenazas que enfrentan, tales como desastres naturales, y correlacionarlo con entidades tales como personas, lugares y propiedades, incluidas áreas densamente pobladas, principales líneas eléctricas, barrios, escuelas y hospitales. Armadas con estos datos, las organizaciones del sector público podrían trabajar en estrecha colaboración con el sector privado para predecir necesidades, como madera para reconstruir, equipos para remover árboles o reparar líneas eléctricas e incluso servicios para tuberías de agua perforadas.

En el futuro, a medida que el sector público facilita alianzas más sólidas con el sector tecnológico para aprovechar la big data y la inteligencia artificial, la atención debe centrarse en la velocidad y la relevancia de los datos que recopilan, en particular en lo que se refiere a evitar o gestionar una crisis para lograr los mejores resultados posibles.

Más oportunidades en el futuro

Existe una gran oportunidad para que el sector tecnológico se asocie con el sector público para mejorar la detección de amenazas y la mitigación de riesgos, mucho más allá de solo reaccionar ante una tormenta en evolución.

La inteligencia artificial y los datos también pueden actuar como colaboradores del sector público, fortaleciendo los sistemas y la infraestructura con el tiempo. Esto puede resultar en un enfoque más amplio de mitigación de riesgos y resiliencia. Por ejemplo, al observar las fortalezas y recursos regionales en los EEUU, tales como la preparación para huracanes en el sur, la planificación del transporte en el noreste, la logística de alimentos en el medio oeste y la preparación para incendios forestales en la costa oeste, las agencias federales y los legisladores pueden trabajar con el sector privado para aprovechar el conocimiento, los datos pasados ​​del impacto de un huracán en evolución o una helada, así como los datos a través de los recursos disponibles dentro de estas regiones para ayudarlos a prepararse mejor.

Las buenas noticias

Los eventos de los últimos 18 meses han expuesto muchas vulnerabilidades en nuestros sistemas, pero la buena noticia es que obtuvimos una idea clara de dónde podemos fortalecer la infraestructura. Ahora es el momento de incorporar la gestión de eventos críticos en los planes de continuidad y resiliencia, utilizando inteligencia precisa para ayudarnos a tomar decisiones informadas durante la incertidumbre. Los ciclos más directos y rápidos de intercambio de información entre organizaciones y dentro de las mismas, impulsados por la inteligencia artificial y los datos, ayudarán a crear sistemas más resilientes en todo el territorio.

 

Suzette Kent
Mark Herrington

Nextgov

 

 

 

comentarios

0