Cómo los GIS pueden ayudar a los líderes a lograr una distribución de vacunas equitativa y rápida

comentarios

0

Con las vacunas para la COVID-19 prácticamente listas, los gobiernos de todo el mundo deben estar preparados para distribuir vacunas a gran escala, un esfuerzo que incluye los obstáculos de cumplir con los requisitos de almacenamiento bajo cero, priorizar las comunidades vulnerables, comunicarse entre sí y con el público, y garantizar la equidad entre países, provincias y ciudades.

Claramente, el trabajo para desarrollar y planificar la inmunización de manera segura en los EE UU y en todo el mundo requerirá la campaña de vacunación global más compleja de la historia. Al inicio de la pandemia y a lo largo de 2020, los líderes gubernamentales y sanitarios confiaron en la tecnología de los sistemas de información geográfica (GIS) de Esri para los paneles de visualización en tiempo real, el intercambio de datos, el análisis y la planificación. El mismo enfoque GIS resultará crucial para la distribución de vacunas.

En este momento, los líderes pueden afinar la planificación del escenario de vacunación en relación con la prioridad y la entrega, evaluar la logística con los asesores de salud pública y gestión de emergencias, analizar la capacidad y las operaciones de la cadena de suministros, y determinar una estrategia de comunicación. Para todos estos esfuerzos, los GIS serán fundamentales para ayudar a planificar, implementar y administrar una distribución de vacunas eficiente y equitativa.

En los EE UU, por ejemplo, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), en coordinación con el Departamento de Defensa (DoD) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), proporcionó recientemente una descripción general estratégica de la distribución de vacunas, junto con un manual para los programas de salud pública estatales , territoriales y locales, junto con sus socios.

Las agencias describen los próximos pasos, que incluyen la participación de otros líderes, partes interesadas y el público; distribuir vacunas de forma rápida y transparente; garantizar una administración y disponibilidad seguras; y monitorear los datos necesarios a través de un sistema de TI capaz de respaldar y rastrear la distribución, administración y otros datos necesarios.

Los GIS son una parte integral de ese sistema de TI y serán fundamentales para los esfuerzos de distribución de vacunas, apoyando el compromiso con las partes interesadas y el público, además de brindar conciencia y transparencia en tiempo real.

Aquí destacamos cinco formas clave en que los GIS pueden respaldar la distribución de la vacuna de COVID-19, para ayudar a las agencias de salud y los gobiernos a ejecutar sus planes y poner fin a esta pandemia lo más rápido posible.

  1. Identificar instalaciones capaces de almacenar y distribuir la vacuna

Las dos principales vacunas requieren almacenamiento en frío, y una de ellas requiere almacenamiento ultrafrío a -70 grados Celsius. Otros factores como el estacionamiento, la accesibilidad a las poblaciones vulnerables, la distancia de las instalaciones de producción de vacunas, el tráfico y el tamaño general del lugar también afectarán qué instalaciones pueden almacenar y distribuir una vacuna de manera adecuada.

“Los estados están examinando actualmente sus sistemas para saber dónde están sus congeladores de -80 (Celsius)”, dijo Julie Swann, profesora de ingeniería industrial y de sistemas en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, quien asesoraba a los CDC. «Esperaría que ese tipo de almacenamiento en frío esté disponible en grandes hospitales, instalaciones de investigación científica y algunas grandes farmacias».

Las instalaciones que Swann menciona son probablemente aquellas que ya administran otras vacunas en su flujo normal de negocios. Estas instalaciones más grandes pueden tener prioridad en la Fase 1 del proceso de distribución de vacunas. Durante esta fase, las vacunas serán limitadas y se centrarán primero en las personas que prestan servicios en entornos de atención médica que pueden tener exposición directa a pacientes infectados con COVID-19. En segundo lugar estarán aquellos que laboran en trabajos esenciales que mantienen a la sociedad en funcionamiento (por ejemplo, personal de emergencia y de aplicación de la ley, trabajadores de empaque y distribución de alimentos, maestros y personal escolar, y proveedores de cuidado infantil).

Se espera que esté disponible un mayor suministro de vacunas para apoyar la Fase 2 del proceso de distribución. En esa fase, se necesitarán instalaciones adicionales como oficinas de proveedores privados, lugares de trabajo, clínicas, hospitales, departamentos de salud, establecimientos minoristas y centros para personas mayores. Mapear la amplitud de las instalaciones potenciales en el proceso de vacunación es el primer paso para asegurar una cobertura poblacional adecuada.

Ejemplo de mapa de lugares de la vacuna, en el que los puntos rojos indican la capacidad de almacenamiento ultrafrío y los puntos amarillos pueden proporcionar un almacenamiento en frío normal. El tamaño de los puntos indica la capacidad total. Las líneas representan el tiempo de viaje y la distancia hasta el lugar desde varios centros de población. Cuanto más oscuro sea el punto azul que representa el centro de población, mayor será la concentración de poblaciones priorizadas.

 

  1. Identificar y priorizar poblaciones críticas

No habrá suficientes dosis de la vacuna de inmediato, por lo que es importante ser estratégico y ético con los recursos disponibles. La priorización propuesta, como se describe arriba, asegura que los trabajadores de infraestructura crítica — aquellos con mayor probabilidad de estar expuestos a COVID-19 — sean los primeros en vacunarse.

El siguiente grupo priorizado son aquellos con mayor riesgo de enfermedad grave o muerte por COVID-19. Esto incluye a personas en situaciones de vida grupal, como hogares de ancianos e instalaciones de vida asistida, quienes tienen afecciones médicas subyacentes o factores de riesgo de enfermedades graves como obesidad, cáncer y diabetes, y adultos de 65 años o más.

El tercer grupo en la priorización describe a las personas que tienen un mayor riesgo de contraer o transmitir el virus (enumeradas en el manual de los CDC como personas sin hogar o que viven en refugios, personas que trabajan en entornos educativos o que asisten a colegios / universidades, comunidades étnicas y de grupos minoritarios raciales, personas que viven y trabajan en entornos grupales e individuos encarcelados).

 

Un mapa de densidad de puntos es un método útil para mostrar dónde se agrupan varias poblaciones. Mapear los grupos prioritarios de esta manera para cada una de las fases de vacunación para COVID-19 ofrece información a los líderes, mientras planifican el suministro de vacunas en sus comunidades.

 

Los departamentos de salud deberán desarrollar una visión detallada de las diversas poblaciones prioritarias en sus jurisdicciones. Al mismo tiempo, deberán evaluar cualquier carga adicional que puedan enfrentar las poblaciones prioritarias al recibir la vacuna, como la falta de transporte o las barreras comunicacionales.

Más allá de la visualización, los departamentos de salud necesitarán recuentos de población reales para la población total y para cada grupo prioritario. Para ser más eficaces, esos recuentos deben estar disponibles en contexto. En otras palabras, cuánta población se encuentra a 1 kilómetro, a 15 minutos a pie o a 30 minutos en automóvil de un lugar de vacunación. Será fundamental igualar la capacidad de las instalaciones, el suministro de vacunas y los grupos de población en todas las ubicaciones para garantizar que se satisfagan todas las necesidades.

 

Un visor configurable de conciencia situacional puede proporcionar información al asociarse para ubicar nuevos lugares de vacunación y determinar quiénes de las poblaciones en fases podrían ser atendidas por la nueva ubicación. (Haga clic en la imagen para visitar el mapa interactivo).

 

 

  1. Identificar brechas en el acceso y formular opciones de distribución alternativas

Una vez que las comunidades hayan identificado las posibles instalaciones de distribución de vacunas junto con las poblaciones críticas para priorizar, podrán ver las posibles brechas y evaluar los escenarios de solución para su mitigación.

Es posible y quizás probable que en la Fase 2 del plan de distribución de la vacuna, el deseo de la población general de vacunarse sobrepase la capacidad de los lugares de vacunación. Los líderes gubernamentales tendrán opciones para aumentar la capacidad mediante la participación de nuevos socios en el proceso y / o ubicando puntos de dispensación (POD) en ubicaciones estratégicas para satisfacer la demanda. La tecnología GIS se ha utilizado durante mucho tiempo para varios tipos de selección de sitios y es especialmente útil cuando se consideran criterios complejos, como accesibilidad, composición de la población, ingreso y egreso, presupuesto y más.

Hay poblaciones especiales a las que se debe apuntar para un alcance más intencional, como aquellas con acceso limitado a lugares de vacunación en comunidades rurales, personas con discapacidades, personas con seguro insuficiente o sin seguro, personas sin hogar y otras que tienen menos probabilidades de buscar vacunación cuando esté disponible. Se pueden desplegar equipos móviles de vacunación para llenar los vacíos. Las organizaciones de salud utilizan GIS para planificar y optimizar rutas, para que puedan atender de manera más eficiente a una población más grande.

  1. Implementar un sistema de gestión e inventario de vacunas

Las vacunas actuales requieren dos dosis de inmunidad contra COVID-19. Sin embargo, el tiempo entre dosis es diferente para cada vacuna y las vacunas no son intercambiables. Por lo tanto, será esencial comprender quién ha recibido la primera dosis de una vacuna, qué vacuna recibió y cuándo debe recibir la segunda dosis.

 

Se puede configurar una herramienta de encuesta digital para capturar datos relevantes en el punto de entrada o salida del inventario de vacunas.

 

Para esto, los proveedores de atención médica y / o los gobiernos necesitarán un sistema de captura de datos rápido y preciso que registre la información de vacunación individual junto con el código de barras que identifica el envase y / o frasco de la vacuna. El sistema de captura de datos deberá seguir el ritmo del rápido proceso de vacunación y respaldar el seguimiento del suministro de vacunas, las fechas de vencimiento y cualquier posible evento adverso. Además de realizar un seguimiento del suministro de vacunas, los funcionarios también deberán controlar el inventario de equipos de protección personal (EPP) para el personal sanitario y los kits de vacunas (agujas, jeringas, toallitas con alcohol).

La aplicación ArcGIS Survey123 de Esri ofrece una opción fácil de usar para recopilar estos datos desde un smartphone o tablet. De manera similar a un esfuerzo anterior de COVID-19 para recopilar datos sobre hospitalizaciones e inventarios de EPP, la aplicación podría rastrear vacunas y leer códigos de barras 2D.

Todos los datos recopilados pueden incorporarse a un panel de control basado en la web, utilizando ArcGIS Dashboards, para brindar a los tomadores de decisiones una vista en tiempo real de la situación en constante cambio.

 

Los recuentos de inventario enviados se pueden contar en paneles de control en tiempo real para mejorar el conocimiento de la situación.

 

  1. Brindar transparencia y comunicación precisa

A medida que se distribuyen las vacunas, los estados y las comunidades deberán saber qué tan bien le está yendo a cada instalación en la ejecución del plan, monitoreando si sus poblaciones están experimentando eventos adversos y rastreando la proporción de la comunidad que ha sido vacunada.

 

Dashboard of vaccination sites

Una vista de tablero brinda a las partes interesadas y al público una ventana transparente y actualizada sobre el estado actual del esfuerzo de vacunación.

 

La transparencia temprana inspirará confianza y proporcionará información crítica sobre cómo y por qué se asignan los recursos de vacunación en cada comunidad. ArcGIS Hub se creó específicamente como una plataforma de participación comunitaria, que ofrece acceso a datos, mapas y aplicaciones relacionados con una iniciativa designada. Por ejemplo, el centro de datos del condado de Lake, Illinois, proporciona una excelente descripción de la información crucial de COVID-19 para esa región.

 

Ayude a los residentes a encontrar lugares de vacunación cercanos. (Haga clic en la imagen para interactuar con la aplicación).

 

Otra característica que las jurisdicciones deberían considerar seriamente agregar a su sitio web de ArcGIS Hub es un servicio de localización de vacunas, que permite a las personas encontrar información clave sobre lugares cercanos de vacunación.

Mirando hacia el futuro, planificando ahora

Los gobiernos y las organizaciones en todo el mundo deben considerar los factores antes mencionados al desarrollar planes para distribuir la vacuna. La comunicación debe manejarse con claridad y gran transparencia para impulsar una campaña de vacunación eficaz y fortalecer la confianza pública en el proceso de distribución de la vacuna.

En un memorando reciente, la Asociación Nacional de Gobernadores de EE UU alentó a los líderes estatales a tomar medidas. “El desafío del desarrollo de vacunas se corresponde con el desafío de la distribución de vacunas … Las lecciones aprendidas de la adquisición y distribución de diagnósticos y terapéuticas de COVID-19 sugieren que los gobernadores pueden querer comenzar a abordar los desafíos de la distribución masiva apenas ésta llegue».

Este sentimiento se comparte y se siente en todo el mundo, tanto a nivel de gobierno como en la atención médica. Al confiar en una plataforma de tecnología GIS, los líderes podrán prepararse, implementar y administrar la distribución de la vacuna de la COVID-19, y evitar muchos de los problemas de capacidad y comunicación que hubo al comienzo de la pandemia.

 

Dra. Este Geraghty

Jefa Médica y Directora de Soluciones de Salud

Esri Inc.

comentarios

0