Cómo los mapas y los datos están ayudando a las empresas a responder a las interrupciones de la cadena de suministros por COVID-19

Emergencias
Retail

comentarios

0

Los líderes de la cadena de suministros de los negocios están trabajando para mantener los productos fluyendo hacia los clientes necesitados, ya que la nueva emergencia internacional de salud pública de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) presenta nuevos desafíos cada día.

Hasta ahora, el impacto del COVID-19 en las cadenas de suministros mundiales parece reflejar el impacto de la pandemia en la salud global. Por ejemplo, una vez que gran parte de la fuerza laboral local cerca de Wuhan, China, estaba bajo cuarentena, la fabricación china alcanzó su nivel más bajo de producción desde 2005. Los efectos se extendieron hacia afuera, primero a la industria naviera, que sufrió pérdidas por casi US$ 2 mil millones, y luego a empresas de todo el mundo. Al no poder obtener las piezas necesarias, algunas empresas suspendieron la producción.

 

Un tablero de control visualiza la cadena de suministros y cómo el COVID-19 podría afectar las operaciones.

 

 

Como lo han demostrado los desarrollos recientes, las cadenas de suministros globales son especialmente susceptibles a las interrupciones, tanto hacia arriba como hacia abajo. La estrategia de la cadena de suministros ahora va mucho más allá de solo reaccionar a las interrupciones, y los líderes están buscando formas de prepararse antes del impacto. Las empresas exitosas crean agilidad y flexibilidad en sus cadenas de suministros al mejorar sus estrategias de gestión de riesgos, aumentar la visibilidad y la transparencia en sus procesos, y ejercer capacidad de respuesta. La mayoría logra esto incorporando técnicas analíticas avanzadas.

El desafío en sistemas complejos

Si bien las cadenas de suministros interconectadas y dispersas por el mundo de hoy ayudan a las empresas a satisfacer las necesidades de los clientes bajo demanda, también ponen a las empresas en un mayor riesgo. Sorprendentemente, solo una pequeña parte de las empresas de todo el mundo son capaces de modelar las interrupciones de la cadena de suministros y sus impactos. Esto hace que sea más difícil reaccionar de manera oportuna cuando una catástrofe o crisis golpea cualquier parte de la cadena.

Además de conocer el estado de los empleados, muchas empresas necesitan conocer el estado de las instalaciones, incluidas las plantas de fabricación, proveedores, centros de distribución y puntos de venta. A medida que la economía global sufre una desaceleración importante, los ejecutivos de las compañías quieren saber cómo y dónde obtener materias primas, monitorear los bienes en tránsito y rastrear el inventario disponible. Para algunos ejecutivos, la pandemia es un ejercicio que define la carrera en la continuidad y recuperación del negocio.

Para los fabricantes que han identificado y mapeado socios de cadena de suministros de nivel 1, nivel 2 y auxiliares, la tecnología de los sistemas de información geográfica (GIS) proporciona una imagen operativa en vivo de esa información, dándoles la inteligencia de la ubicación para maniobrar a través de interrupciones como huracanes, incendios o epidemias de salud. La pandemia de COVID-19 puede ser más extendida y duradera que muchos desastres naturales, pero presenta desafíos similares para los ejecutivos y el personal de primera línea que deben ajustar los planes comerciales en consecuencia, y casi en tiempo real.

Los responsables de la cadena de suministros necesitan formas de modelar y mitigar el riesgo para toda la red de la cadena de suministros, incluidos los proveedores de nivel 2 y nivel 3, hasta el momento en que un producto llega a su cliente final. Pero cuando existe una interacción limitada con los proveedores, este tipo de mitigación de riesgos frecuentemente parece estar fuera del alcance. Cuando una empresa no conoce la ubicación de sus proveedores de segundo y tercer nivel, y sus dependencias, puede enfrentar varias sorpresas con resultados severos. A medida que los riesgos se vuelven más difíciles de manejar, las consecuencias pueden volverse más serias, y a veces irreversibles, para toda la cadena de valor.

En cualquier escenario para la cadena de suministros, una pieza clave de inteligencia para ejecutivos y tomadores de decisiones de primera línea es la conciencia de la ubicación. La pregunta es: ¿cómo y dónde podemos gestionar, anticipar y limitar mejor la gravedad de las interrupciones? Y tan pronto como sea posible, ¿cómo y dónde podemos anticipar la recuperación de los negocios?

Una estrategia de respuesta inteligente

En los últimos años, una forma en que las empresas han respondido a la volatilidad de la cadena de suministros es mediante la adopción de una red de suministros digital (DSN). Este paso permite que una empresa sea más proactiva y responda de forma más inteligente en la forma en que gestiona su cadena de suministros. Con un DSN, los encargados de la cadena de suministros pueden analizar situaciones digitalmente y luego crear rápidamente las acciones físicas apropiadas.

La utilización de los GIS para visualizar un DSN coloca a las cadenas de suministros bajo una perspectiva del mundo real. Los mapas y tableros inteligentes proporcionan el contexto necesario para permitir la estrategia y la precisión dentro de la cadena de suministros. Los mapas GIS y tableros de control reúnen datos operativos en vivo y datos geoespaciales multicapa en una sola vista para una mejor conciencia operativa.

Por ejemplo, los fabricantes de automóviles ya están utilizando GIS para coordinar la gestión estratégica de riesgos, mapeando las interconexiones y dependencias entre miles de proveedores de nivel 1, nivel 2 y nivel 3. Cuando ocurre cualquier tipo de evento disruptivo (un incendio en una fábrica, un evento climático catastrófico, disturbios laborales e incluso levantamientos políticos a gran escala), el sistema permite a las empresas concentrarse en una parte específica y rastrearla desde su origen hasta su planta de destino y programa de vehículo. Cuando surgen estos problemas, los gestores para crisis globales del fabricante pueden resolverlos con el menor efecto en los clientes y en el negocio mismo.

La crisis mundial del coronavirus requiere un esfuerzo organizado similar para mitigar y responder a las interrupciones de la cadena de suministros. En medio de la pandemia, los mapas dinámicos brindan a los responsables de las cadenas de suministros una visión y visibilidad para mantener a las empresas moviéndose en la dirección correcta por el bien de los empleados, los clientes y la economía en general. Usando un DSN, los gerentes pueden hacer preguntas como las siguientes: ¿Cómo interactúan los proveedores de nivel 1, 2 y 3? ¿Cuál es el nivel de producción en varias plantas? ¿Cómo es el tráfico en los principales puertos? ¿Con qué rapidez los centros de distribución mueven los productos? ¿Los clientes y la base instalada obtienen lo que necesitan, cuando lo necesitan?

Por ejemplo, antes de diciembre de 2019, una desaceleración en una instalación que procesa pulpa de madera, o una que extrae jugo de la planta de aloe, podría no haber sido motivo de preocupación. Ahora que el papel de baño y el desinfectante para manos son productos cada vez más escasos, un problema en cualquier punto de sus respectivas cadenas de suministros es más grave.

Mediante el uso de tableros para enriquecer una cadena de suministros existente con información emergente de consumidores y demográfica, las empresas pueden anticipar cambios en la demanda. Esto, a su vez, ayuda a los usuarios a comprender el costo potencial de cualquier interrupción de la cadena de suministros. Estas herramientas GIS también pueden combinar datos de sensores de dispositivos globales de Internet de las cosas (IoT), incluidos GPS y dispositivos móviles, lo que permite a los gerentes utilizar datos geográficamente específicos.

A medida que la crisis actual continúa, las cadenas de suministros se verán sometidas a una enorme cantidad de estrés. Su capacidad para soportar este estrés dictará la salud de las empresas que confían en ellas. Pero más que eso, reflejará cuán ágilmente podemos adaptar, globalmente, nuestros sistemas e instituciones en los tiempos peligrosos.

 

Yasaman Kazemi

Forbes

comentarios

0