Geoética en la comunidad geoespacial

comentarios

0

La ética ha sido durante mucho tiempo un tema de preocupación en la comunidad geoespacial. Desde el primer desarrollo de tecnologías que permitían la vigilancia remota y de cerca, los geógrafos se han preocupado por los límites —o, más exactamente, la falta de ellos— de lo que es posible con la recopilación de datos geoespaciales.

El interés en la geoética ha aumentado drásticamente en los últimos años con el auge de las redes sociales y los dispositivos personales que ofrecen abundantes datos de usuarios, así como una mayor capacidad de mapeo abierto y recopilación voluntaria de datos. Sobre la base de esfuerzos anteriores durante las últimas dos décadas, la Sociedad Geográfica Estadounidense tiene actualmente su proyecto EthicalGEO; la Asociación Estadounidense de Geógrafos (AAG) y el Consorcio Geoespacial Abierto, Inc. (OGC), han organizado reuniones en línea para discutir la ética; y el grupo de Gestión de la Información Geoespacial Global de las Naciones Unidas se centra en la enseñanza de la ética geoespacial.

Tal interés puede reflejar una respuesta al creciente poder de la tecnología geoespacial y su potencial de intrusión, vigilancia y uso indebido. Este interés ha sido especialmente prominente durante la pandemia de COVID-19, que ha demostrado, de manera más notoria que nunca, el potencial de la tecnología geoespacial para rastrear a las personas y sus contactos. Quizás el mayor compromiso con la geoética también refleja las consecuencias de la rápida investigación que tuvo que realizarse para rastrear la propagación de COVID-19, consecuencias que pueden haber incluido recortar algo de seguridad y privacidad para producir resultados útiles.

Este año, la AAG, en colaboración con Esri y el Centro de Estudios Espaciales de la Universidad de California, Santa Bárbara (UCSB), inició una coordinación de varios años sobre cuestiones éticas asociadas con la información de ubicación y las tecnologías geoespaciales. Actualmente, el proyecto está tomando la forma de una serie de seminarios web. El primero de ellos, sobre análisis espacial ético, tuvo lugar el 9 de febrero. Se planean más reuniones en los próximos meses con la intención de celebrar una cumbre internacional a fines de 2021 o principios de 2022.

 

An illustration showing three people working on devices while sitting or lying down on a sign post that says Geospatial, Governance, Surveillance, and Labor

Algunas cuestiones éticas son comunes a todas las profesiones, aunque la expresión de estas cuestiones es claramente espacial. Otras cuestiones éticas surgen de forma más o menos exclusiva en las actividades de los profesionales geoespaciales.

 

La serie busca reunir a profesionales geoespaciales de todos los sectores — académicos, de industrias y organizaciones no gubernamentales — para crear un plan de acción que dirija una mayor atención a los problemas éticos que enfrentamos quienes practicamos la geografía y los GIS. El comité organizador, del que soy copresidente junto con el director ejecutivo de AAG, Gary Langham, ha estado trabajando durante el último medio año para armar esta programación.

La geoética es un tema muy amplio. Algunas de las cuestiones éticas a las que nos enfrentamos son comunes a todas las profesiones, aunque la expresión de estas cuestiones es claramente espacial. La diversidad, la equidad y la inclusión son especialmente importantes, como lo demostraron muchos eventos de 2020, tales como los impactos desiguales de la COVID-19 y la violencia desatada, que es parte de patrones más amplios y continuos en los Estados Unidos. Otras cuestiones éticas surgen de forma más o menos exclusiva en las actividades de los profesionales geoespaciales. El proyecto ha optado por centrar la mayor parte de sus esfuerzos en éstos.

Los organizadores de la serie de geoética desarrollaron cuatro áreas temáticas para abordar tanto los problemas generales como las preocupaciones específicamente geográficas. Estos formarán el énfasis inicial de nuestra conversación, aunque esperamos modificar y ampliar los siguientes temas a medida que se identifiquen otros asuntos:

  • Vigilancia: La disponibilidad de tecnologías que realizan vigilancia (seguimiento de personas, reconocimiento de rostros en videos de circuito cerrado de televisión (CCTV), creación de perfiles de personas en función de su comportamiento espacial y recopilación de información sobre los contactos sociales de las personas) plantea muchos problemas éticos. ¿Qué se puede hacer para proteger la privacidad de las personas mientras se preserva la libertad de éstas?

 

  • Trabajo y empleo: La vigilancia se utiliza cada vez más en el lugar de trabajo, gran parte de ella con una dimensión geoespacial. ¿Cómo se puede proteger a los trabajadores? ¿Qué regulaciones se necesitan? ¿Cuáles son las mejores prácticas en esta área? ¿Y cómo deberían los empleadores tratar de manera justa a los empleados?

 

  • Gobernanza: ¿Cuáles son los modelos alternativos para la regulación ética de las tecnologías geoespaciales? ¿Qué problemas éticos plantean los datos abiertos y el software, la propiedad de los datos y la presencia de agencias públicas y privadas en la industria geoespacial?

 

  • Análisis geoespacial: El análisis de datos geoespaciales, así como la formulación de predicciones y la extracción de inferencias a partir de ellos, plantea importantes problemas éticos. Algunos de ellos son bien conocidos, como la falacia ecológica y los efectos de modificar unidades de área. Nuevos problemas están saliendo a la luz con el crecimiento de la inteligencia artificial geoespacial (GeoAI), la capacidad de replicar y generalizar inferencias de la analítica geoespacial, y la facilidad con la que se pueden volver a identificar los datos anonimizados.

 

Ha quedado muy claro, a partir de estos y de esfuerzos anteriores, que las cuestiones éticas surgen a lo largo de la práctica geoespacial. En mi propia enseñanza, he abordado muchas de éstas bajo la rúbrica de pensamiento espacial crítico, es decir, los procesos de pensamiento por los que pasan los usuarios experimentados de tecnologías geoespaciales. Por ejemplo, ¿qué sé sobre los orígenes y la calidad de este conjunto de datos y qué no me dice sobre las condiciones reales en el terreno? Los datos parecen respaldar una inferencia particular, pero ¿qué otras inferencias también podrían explicar los datos? ¿Qué puedo hacer para asegurar que los resultados de este análisis se utilicen de manera adecuada y en el mejor interés del público? Se debe alentar a nuestros estudiantes a pensar más allá de las operaciones inmediatas de la interfaz GIS y en las cuestiones éticas más amplias de cada proyecto, y luego llevar esas preocupaciones con ellos a sus carreras.

 

Michael F. Goodchild

Este artículo originalmente apareció en la edición global de ArcNews

Invierno de 2021 

comentarios

0