La economía simple de la tecnología geoespacial moderna

Inteligencia Artificial para Gobierno

comentarios

0

Cuando considere los grandes éxitos tecnológicos de las últimas décadas, notará que comparten una propuesta de valor económico similar: hacen que una actividad importante sea más barata.

Tome como ejemplo Internet. A pesar de su estatus como la tecnología más transformadora de nuestra vida, Internet proporciona un beneficio económico simple: hace que la búsqueda de información y comunicaciones sea más barata. La inteligencia artificial, la tecnología más moderna del mercado, tiene una economía igualmente simple: reduce el costo de la predicción y el diagnóstico. Y aunque blockchain sigue siendo una tecnología emergente, su economía es clara: reduce los costos de verificación de transacciones y el costo de operar un mercado sin una autoridad central.

Lo barato crea demanda. Lo barato impulsa oportunidades. La economía nos dice que cuando el precio de algo baja, tendemos a usarlo más. Y si ese algo es particularmente valioso, puede tener un impacto dramático. Es por eso que comprender la economía básica de una tecnología es una excelente manera de superar el bombo publicitario. Destila la propuesta de valor hasta su esencia: el agudizar nuestra comprensión de cómo una tecnología afecta a las personas y las organizaciones.

Es a través de esta lente que examino la tecnología geoespacial. Hoy vemos una explosión de interés en los mapas digitales y la analítica espacial. Solo mire la proliferación de tableros de control basados ​​en mapas y aplicaciones de rastreo de contactos que han surgido en respuesta al COVID-19. Pero dejando de lado la exageración inducida por la pandemia, actualmente hay un aumento real y material de interés en todos los ámbitos por la geo-tecnología. De hecho, un informe reciente señaló que la mitad de las organizaciones consideran la tecnología geoespacial como un facilitador crítico o muy importante de su agenda empresarial. El mercado de mapas móviles, por ejemplo, ha experimentado un crecimiento particularmente fuerte y se prevé que crezca un 15% por año a más de $ 40 mil millones para 2024. ¡Y eso es solo un segmento de la industria geoespacial!

Surge la pregunta: ¿cuál es la economía detrás del crecimiento? ¿Qué actividad o habilidad valiosa es abaratada gracias a la tecnología geoespacial? ¿Y cuáles son las implicaciones para las personas y las organizaciones?

Costo de la conciencia espacial

La tecnología geoespacial es un elemento clave para la gama de herramientas modernas que permiten el mapeo y el análisis espacial. Estos incluyen tecnologías establecidas como GIS, GPS, GNSS y sensores remotos, así como la nueva ola de tecnologías digitales que adquieren, consumen y procesan datos basados ​​en la ubicación. Dado que entre el 60% y el 80% de todos los datos contienen un elemento espacial, el alcance de la tecnología geoespacial es enorme.

La idea clave es que, en su conjunto, la tecnología geoespacial proporciona algo bastante simple: conciencia espacial. Ayuda a las personas a comprender dónde suceden las cosas, dónde podrían suceder a continuación y por qué suceden donde suceden.

A nivel personal, la conciencia espacial es obviamente importante. Todos necesitamos algún nivel de comprensión geográfica para participar en la sociedad y seguir con nuestro día. Ya sea para ir al trabajo, decidir dónde vivir o detectar peligros potenciales, la conciencia espacial es una habilidad importante.

Para las organizaciones, sin embargo, la conciencia espacial es importante en otro nivel. Los intereses y activos de prácticamente cualquier organización varían significativamente según la ubicación. Ya sean los hábitos de gasto de los clientes o las rutas de envío, los factores que afectan la suerte de una empresa difieren en carácter y complejidad de un lugar a otro. La conciencia espacial es fundamental para la viabilidad y la sostenibilidad a largo plazo de prácticamente cualquier organización … o sociedad para tal caso.

Sin tecnología, la conciencia espacial es difícil, por decir lo menos. El esfuerzo manual requerido para recopilar información sobre clientes, competidores, proveedores, la sociedad y el medio ambiente, y luego analizar y mapear las relaciones espaciales, es arduo, complicado y requiere mucho tiempo. Todo esto significa que es muy costoso. La tecnología geoespacial supera esta barrera.

En términos económicos simples, la tecnología geoespacial abarata la conciencia espacial.

Impulsores de costos: datos + aprendizaje automático

¿Qué está impulsando el reciente aumento de la demanda? La tecnología geoespacial ha existido durante mucho tiempo, por lo que este repunte reciente sugiere que ciertos avances nuevos están acelerando la caída en el costo de la conciencia espacial. De hecho, eso es exactamente lo que está sucediendo, y se destacan dos desarrollos recientes: la explosión de datos espaciales accesibles y el auge del aprendizaje automático.

La tasa actual de creación de datos de la humanidad es asombrosa. Algunas proyecciones nos hacen duplicar los datos del mundo cada dos años, ¡y para 2025 podríamos duplicarnos cada 12 horas! Esa es una cantidad asombrosa de información y, como se mencionó, la mayor parte es espacial. Varios factores contribuyen al crecimiento:

  • Avances en los métodos tradicionales de adquisición de datos espaciales, como imágenes de satélite, fotografía aérea, topografía y teledetección
  • Innovaciones en las nuevas tecnologías de adquisición, como drones UAV y rastreadores de vehículos
  • Crecimiento de la tecnología de sensores in situ (el llamado Internet de las cosas)
  • Una afluencia masiva de datos de fuentes colaborativas generados por soluciones de mapas móviles y aplicaciones de redes sociales (incluidos fotos, videos y mensajes de texto con etiquetas geográficas)
  • La aparición de plataformas de datos abiertos de agencias gubernamentales y empresas que permiten la creación y el intercambio de datos espaciales sin procesar, así como trabajos derivados, como mapas temáticos y tableros de análisis, que a su vez se convierten en fuentes de datos espaciales

El efecto neto es que el acceso a los datos espaciales es más fácil y barato que nunca, byte por byte. Y solo sobre esa base, vemos que las personas y las empresas lo aprovechan. Pero los datos son solo un lado de la ecuación. El otro lado se relaciona con cómo se analizan los datos espaciales. Aquí es donde la Inteligencia Artificial (IA) y el aprendizaje automático entran en escena.

El aprendizaje automático evita el problema de la participación humana en el análisis. No digo eso para sonar frívolo acerca de las habilidades humanas, pero ciertos aspectos del análisis espacial son intratables, específicamente la selección de variables. El aprendizaje automático utiliza técnicas basadas en predicciones para identificar las variables más relevantes para incluir en sus modelos estadísticos. Esto se hace en función de qué tan cerca las variables producen un resultado esperado derivado de un conjunto de datos de entrenamiento. Un gran ejemplo es cómo las compañías de seguros utilizan el aprendizaje automático para identificar propiedades dañadas durante una tormenta. El modelo de aprendizaje automático se alimenta de una serie de conjuntos de datos que contienen imágenes de propiedades dañadas y no dañadas. Luego, la IA desarrolla un modelo de reconocimiento de patrones compuesto por variables de su elección. Según el modelo, la IA predice qué propiedades parecen estar dañadas y cuáles no. Para un humano, hacer esto llevaría mucho tiempo. La IA hace que este proceso sea muy sencillo y, por lo general, es mucho más preciso.

Cuando los combina (datos espaciales más fácilmente disponibles y análisis espacial impulsado por IA más rápido y barato), obtiene una mejor conciencia espacial a un mejor precio.

Implicaciones para personas y organizaciones

¿Qué significa una conciencia espacial más barata para las personas y las organizaciones? Cuando algo valioso se vuelve más barato, la economía nos dice que suceden dos cosas: 1) la gente comienza a usarlo de maneras no tradicionales y 2) otros factores cambian de valor dependiendo de si son complementos o sustitutos.

El papel ampliado de la conciencia espacial

A medida que las nuevas técnicas de aprendizaje automático y los datos espaciales ubicuos reduzcan las barreras a la conciencia espacial, comenzaremos a ver una aplicación más profunda de la geografía a problemas de largo plazo. Considere el movimiento humano. Comprender por qué la gente viaja de un lugar a otro es muy difícil. Gran parte de esta comprensión depende de la escala: si estamos interesados ​​en movimientos localizados a corto plazo o patrones de migración regional a largo plazo. En ambos casos, los factores motivadores son variados y complejos. Por eso es tan difícil predecir a dónde viajará la gente.

Recientemente, hemos visto avances en estos casos. Los investigadores han desarrollado modelos de inteligencia artificial espacial para monitorear las cámaras de la calle y ajustar los semáforos para ayudar a dispersar a las multitudes después de eventos públicos en vivo. Los métodos tradicionales de planificación de rutas de salida se ven agobiados por tratar de explicar todas las posibles razones por las que las personas van en una dirección u otra, y las tácticas de control de multitudes en el terreno pueden ser ineficaces y ser abrumadas rápidamente. El nuevo enfoque analiza videos en tiempo real para detectar áreas donde se están formando multitudes y predice qué rutas aliviarían mejor la congestión. Los controladores pueden entonces ajustar los semáforos en consecuencia. La IA proporciona un nivel mucho más dinámico de conciencia espacial y habilita activamente la seguridad pública.

Complementos y sustitutos

Cuando cambia el costo de algo importante, como la conciencia espacial, la economía nos dice que el valor de sus complementos y sustitutos también cambia.

Los complementos son bienes o servicios que experimentan una demanda conjunta. Generalmente, a medida que aumenta la demanda de una cosa, también aumenta la demanda de su complemento. Piense en la forma en que las aplicaciones aumentan en popularidad junto con el auge de los smartphones, o en cómo aumenta la demanda de salsa para fideos cuando aumenta la demanda de los propios fideos.

Un complemento obvio de la conciencia espacial impulsada por la Inteligencia Artificial son las habilidades basadas en el juicio, necesarias para capitalizar el análisis que ésta genera. En el futuro, las actividades como la visualización cartográfica sofisticada, el geodiseño, el aseguramiento de la calidad de los datos y la narración con enfoque espacial tendrán una gran demanda a medida que las organizaciones se concentren en tomar decisiones basadas en una mejor conciencia. Además, habrá demanda de aplicaciones de la ética, la justicia social y el análisis del impacto económico, ya que requieren una consideración profunda de las relaciones sutiles que actualmente son el dominio de la cognición humana.

Por otro lado, es casi seguro que la demanda de algunas actividades disminuirá a medida que aumente la popularidad del análisis basado en máquinas y el procesamiento de datos. Estos son los llamados «sustitutos» en el lenguaje económico. A medida que evoluciona la tecnología geoespacial, es probable que veamos una disminución en los roles que son fácilmente sustituidos por el modelo impulsado por la IA. Estos incluyen tareas manuales que requieren mucha mano de obra, como la recopilación de datos de campo y la producción de mapas básicos, así como análisis espaciales que son superados por los métodos de aprendizaje automatizados. Esencialmente, cualquier actividad en un flujo de trabajo espacial que no requiera razonamiento humano se enfrenta a la sustitución por la IA.

Comprender la economía de la tecnología geoespacial no es una bola de cristal, pero ayuda a sacar a la luz algunas posibles implicaciones. Específicamente, la creciente disponibilidad de datos espaciales y la velocidad y precisión del aprendizaje automático mejorarán dramáticamente la inteligencia de ubicación de una organización. Esto conducirá a una comprensión mucho más rica de la dinámica empresarial. A su vez, aumentará la demanda de competencias y herramientas que ayuden a los gerentes a desarrollar estrategias comerciales que reflejen mejor la realidad espacial. Es un momento emocionante para la industria geoespacial. La mejor táctica que puede adoptar es evitar las exageraciones y prepararse.

 

Matthew Lewin

Esri Canadá

comentarios

0