Usando datos para mapear infecciones, camas de hospital y más

Emergencias
Gobierno

comentarios

0

La propagación del nuevo coronavirus, COVID-19, y los recursos para combatirlo, están siendo rastreados y mapeados por los gobiernos y otras organizaciones en los Estados Unidos y el mundo. Así es como lo están haciendo.

Las organizaciones de TI recientemente han tenido que gastar para que las fuerzas laborales de sus organizaciones se adapten para trabajar desde su hogar a raíz de la nueva pandemia de coronavirus COVID-19. Donde sea que esté en ese esfuerzo para habilitar un programa de trabajo remoto para su empresa, probablemente también se haya hecho la pregunta: ¿cuánto tiempo durará esto? ¿Cuándo terminará todo esto?

Pero antes de que podamos considerar la cuestión de cuándo terminará, tenemos que averiguar dónde estamos ahora. Para eso necesitamos datos, visualizaciones y mapas. Desde los primeros días de la crisis de COVID-19, el tablero de control creado por la Universidad Johns Hopkins ha estado permitiendo que los visitantes del sitio sigan el crecimiento de los casos en todo el mundo casi en tiempo real.

Esri, la compañía que proporcionó la tecnología detrás de ese tablero y mapa, se ha comunicado con organizaciones que trabajan en diferentes aspectos de la lucha contra la pandemia para informarles que también pueden usar el software de forma gratuita durante 6 meses. Es una oferta que Esri ha hecho en desastres anteriores, incluido el terremoto de Northridge, el desastre nuclear de Fukushima Daiichi, el terremoto de Nepal, los incendios forestales de California y muchos otros, dijo Este Geraghty a InformationWeek. Geraghty es la directora médica y directora de soluciones de salud de Esri.

En esta crisis, Geraghty y sus colegas han creado una compilación de recursos que incluyen datos, mapas, aplicaciones y ejemplos de lo que otros han creado en un sitio centralizado (hub) que muestra todos los datos y el trabajo de mapeo que se está haciendo, en un esfuerzo por ayudar a que los investigadores y los respondedores tengan acceso a la información que necesitan para combatir la pandemia.

«Compilamos todos esos ejemplos diferentes que vimos en un hub, y lo pusimos a disposición para que las personas puedan echar un vistazo y descargar datos, y comenzar a hacer sus propias cosas», dijo Geraghty. La contribución de Esri está dirigida en concreto a aquellos que rastrean y combaten la pandemia, y se comunican acerca de la pandemia.

El grupo de Geraghty creó una colección de plantillas y las reunió en una solución integrada que ahora está siendo utilizada por una multitud de gobiernos en los EE. UU. y en todo el mundo con diferentes propósitos para ayudar a combatir la pandemia. Se puede acceder a estos a través del sitio del hub. Por ejemplo, el estado de Alabama ha creado un mapa de sus sitios de prueba de COVID-19. Arizona ha creado un mapa de cierres de escuelas. Missouri ha creado varios mapas. Hasta el 23 de marzo, ya se habían levantado un total de 50 sitios de hub en la primera semana, dijo Geraghty. Además, hay 188 tableros de control o aplicaciones diferentes que se han creado en todo el mundo para combatir el COVID-19 utilizando el programa de Esri. También, desde que anunció el programa para COVID-19, Esri ha recibido más de 4,000 solicitudes de asistencia de todo el mundo.

Un gran problema que se avecina en el horizonte para los hospitales y los proveedores de atención médica es si tendrán suficientes suministros y equipos para el próximo aumento de pacientes gravemente enfermos. ¿Hay suficientes máscaras protectoras? ¿Hay suficientes camas? ¿Hay suficientes respiradores?

Iran COVID-19 deaths now 77 as emergency services chief infected

La capacidad de mapeo es uno de los cinco pasos que Esri recomienda a quienes trabajan para rastrear y combatir la pandemia. La siguiente lista incluye los cinco:

  1. Mapear los casos. Pero más que simplemente mapear los casos, también necesita saber quién se recuperó, quién murió y quién es un caso activo.
  2. Mapear la propagación del virus. Geraghty, quien es médico internista y epidemióloga espacial, dijo que la forma tradicional de hacerlo es contar cuántos casos nuevos hay por día. Sin embargo, Esri recomienda adoptar un enfoque geoespacial con un mapa animado que se ilumine a medida que se ve la propagación. Los investigadores también pueden querer rastrear el movimiento de personas, tal vez a través de datos de teléfonos celulares, o enfocarse en lugares donde las personas tienden a entrar en contacto, como los centros comerciales.
  3. Mapear poblaciones y lugares vulnerables. Por ejemplo, la información censal podría proporcionarle información sobre dónde viven los adultos mayores. Podría localizar las casas de retiro. También es posible que desee ver los campamentos de personas sin hogar, las cárceles y los centros de detención de inmigrantes. Debe hacerse la pregunta: ¿dónde se necesita proteger a las personas con mayor riesgo?
  4. Mapee su capacidad. Estas son las camas de hospital y sus suministros, pero también podrían ser los puntos de dispensación. ¿Están cerca o lejos de las más altas necesidades? Con este tipo de mapeo, comienza a estar en condiciones de relocalizar recursos, dijo Geraghty.
  5. Finalmente, debe comunicar con mapas. ¿Cómo gestiona todo esto y comparte la información apropiada con el público para asegurarse de que estén informados?

Los estados pueden usar información como esta para ayudar a decidir, por ejemplo, dónde es el mejor lugar para ubicar un centro de pruebas. La geografía es importante si desea satisfacer las necesidades más importantes de la población.

Geraghty instó a los científicos de datos que crean modelos a que recuerden que este es un virus nuevo, por lo que es muy diferente crear un modelo matemático de cómo se propaga.

«Se usan variables y estimaciones para llegar a una buena toma de decisiones», dijo. «Sabemos que estamos aprendiendo a medida que avanzamos. Las personas deben poner en práctica modelos que puedan afinarse o ajustarse a medida que aprendemos».

Jessica Davis
InformationWeek

comentarios

0