Imágenes Lidar muestran la civilización maya bajo una nueva luz

comentarios

0

Los arqueólogos han dado un salto adelante con los sensores Lidar para descubrir asentamientos ocultos enterrados en una densa vegetación selvática.

 Puntos clave

  • La densa vegetación cubrió miles de estructuras y evitó la comprensión de la civilización maya.
  • Las imágenes Lidar revelaron estructuras y claves adicionales sobre la sofisticación y la escala mayas.
  • Al agregar Lidar a los mapas GIS, los investigadores están descubriendo nuevos sitios, algunos escondidos dentro de las ciudades modernas.

 Bordeados al norte y al oeste por México, y por Belice al este, los frondosos bosques de la región de Petén en Guatemala han sido reconocidos durante mucho tiempo como un tesoro de descubrimientos arqueológicos. El área alberga la Reserva de la Biósfera Maya, donde los arqueólogos han estudiado los restos de la antigua civilización maya durante décadas. Aquí, un descubrimiento reciente anuló todo lo que creían saber cuando se detectaron más de 61.000 estructuras mayas bajo un espeso velo verde de árboles y enredaderas.

Investigadores asombrados encontraron no solo unos pocos sitios nuevos, sino miles de estructuras mayas reveladas por sensores de detección de luz y rango (Lidar) y mostradas en mapas de sistemas de información geográfica (GIS). Los datos Lidar se recopilaron en toda la región en un día, y el equipo tardó varios meses en preparar y producir un mapa 3D completo que reveló una vista totalmente nueva del pasado del área.

Marcello Canuto, director del Middle American Research Institute y profesor de antropología en la Universidad de Tulane, formó parte del equipo de investigación. Recuerda su sorpresa cuando vio las imágenes Lidar de su sendero favorito por el que solía trotar a través del antiguo sitio maya donde realiza una investigación.

“Parte de mi sendero corría hacia arriba, hacia y a lo largo de un área elevada en el sitio”, dijo Canuto. “Vi el Lidar y pensé: Dios mío, esa es una carretera [Maya]. Había estado trotando en esta cosa durante varios años y nunca lo había sabido».

Una nueva forma de ver una civilización antigua

Al ver los datos Lidar, Canuto y sus colegas se enfrentaron a una gran cantidad de datos en bruto de tipo arquitectónico y de asentamientos, e implicaciones convincentes acerca de la naturaleza de la civilización maya.

Los datos Lidar, ricos en miles de recientemente descubiertos templos, hogares, carreteras y más, demostraron una capacidad para acomodar a millones de personas. Investigaciones anteriores habían sugerido números mucho más bajos.

La estimación revisada del tamaño de la población maya local en la antigüedad también modificó otros supuestos que mostraban una sociedad tropical con centros políticos relativamente pequeños.

“¿Qué implica el modelo antiguo? Implica “no urbano”. Implica poca población. Implica un bajo grado de complejidad e integración sociopolítica”, dijo Canuto. «Ahora podemos decir que eso es inverosímil, dados los datos de millones de mayas en esta área».

Entre muchas otras revelaciones de los datos Lidar, el equipo se sorprendió por la escala de modificación del paisaje para la agricultura avanzada, un complejo sistema de carreteras elevadas y calzadas que permitían viajar entre centros urbanos, embalses, irrigaciones y terrazas, indicativo de una civilización acostumbrada a adaptarse a los extremos de un clima tropical.

«Podemos encontrar los grandes sitios y luego todos los asentamientos», dijo Canuto. «Todas las casas más pequeñas, toda la construcción para crear una sociedad y una infraestructura que se construyó para mejorar sus vidas, para hacer que el paisaje sea más productivo o menos peligroso, esa es la parte que es increíblemente emocionante para mí».

Aprender más del Lidar

Lidar, un método de detección remota aerotransportado que envía un láser pulsado para medir distancias variables, se puede utilizar para generar información 3D precisa sobre las características de la superficie del terreno y la vegetación que lo cubre. Los mapas GIS de Lidar recopilados en la región de Petén llevaron al descubrimiento de miles de nuevas entidades a un ritmo sin precedentes. Sin embargo, la velocidad con la que Lidar escanea un sitio arqueológico es solo una de las formas en que revoluciona el campo. Lidar también proporciona una representación completa de una infraestructura, tanto pequeña como grande, una información especialmente útil para áreas con una gran cobertura vegetal.

«Hay un punto ciego real en la jungla», dijo Canuto. «Si camino frente a un gran templo de 20 metros de altura, lo veré, pero lo que no puedes percibir son cosas monumentales en un espacio o distancia prolongados, como una carretera».

En 2016, un equipo de investigadores descubrió ciudades antiguas en el norte de Guatemala mediante el uso de imágenes Lidar que penetran en la jungla. El proyecto fue financiado por PACUNAM, Patrimonio Cultural y Natural Maya, la fundación del patrimonio maya de Guatemala. (Crédito: Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia)

 

 

Los datos Lidar recopilados en Petén también pueden ayudar a los investigadores a comprender y preservar el patrimonio guatemalteco más allá del alcance de la investigación arqueológica. Si bien la tecnología recopilaba detalles de estructuras construidas antiguas, también acumulaba una gran cantidad de datos sobre el entorno natural.

“Estamos usando el 5 por ciento de todos los datos Lidar. El otro 95 por ciento es toda la vegetación”, dijo Canuto. “Como arqueólogos, raramente miramos el resto de esos datos. Pero hay una cantidad asombrosa de información sobre el paisaje que también se puede utilizar. Lidar captura un censo digital del volumen y el tipo de bosque «.

Incluso dentro del ámbito de la arqueología, los datos Lidar pueden ser útiles más allá de su uso inicial. El mismo año que Canuto y sus colegas estaban aprendiendo las verdaderas profundidades del desarrollo maya en Guatemala, el arqueólogo Takeshi Inomata de la Universidad de Arizona estaba investigando un sitio en México utilizando datos Lidar disponibles gratuitamente en línea.

“Takeshi está excavando en Veracruz y Tabasco en México en este enorme sitio que se escondía a plena vista”, dijo Canuto. “Era tan grande y de naturaleza tan terrosa que parecía un gran montículo. Es de un tamaño tan enorme que un arqueólogo nunca diría: ‘Eso es un edificio’. Pero cuando ves el Lidar, es obvio «.

Arrojando luz sobre el pasado lejano

El estudio arqueológico tradicional se basa completamente en lo que los investigadores pueden ver y encontrar, con el objetivo continuo de mapear una vista precisa a escala de paisaje de cada estructura.

Hasta hace poco, el proceso de localización e investigación de sitios para la investigación arqueológica había cambiado poco. La mayoría de los proyectos comenzaban con un estudio físico a nivel del suelo, en el que los investigadores marcarían cualquier entidad u objeto que indicara una ulterior investigación, o con un estudio a vista de pájaro en avión o dron. Ninguno de los enfoques era capaz de penetrar las densas copas de los bosques típicos de los asentamientos mayas.

El Lidar había sido utilizado por arqueólogos desde la década de 1970 para mapear castillos y estructuras europeas, pero siempre se utilizó en áreas y campos abiertos. No fue hasta 2009 que el Lidar avanzó lo suficiente como para resultar útil en entornos selváticos y forestales. La histórica prospección Caracol de 2009 en Belice penetró con éxito la espesa cubierta de árboles, revelando docenas de estructuras y calzadas antes desconocidas y miles de terrazas agrícolas en una fracción del tiempo que hubiera tomado una prospección manual.

El éxito de Caracol inspiró a los investigadores de la Fundación para el Patrimonio Cultural y Natural Maya (PACUNAM), una organización guatemalteca enfocada en proteger el patrimonio natural y cultural del país, para supervisar la investigación de vanguardia Lidar en Petén.

En colaboración con el Centro Nacional de Cartografía Láser Aerotransportada (NCALM), los aviones que llevaban equipos de cartografía Lidar de última generación crearon un paisaje tridimensional completo de la Reserva de la Biósfera Maya.

Para los equipos de investigación, los GIS son parte integral del proceso de reconocimiento y categorización de sitios estructurales dentro de imágenes Lidar. Los arqueólogos utilizan aplicaciones de recopilación GIS y mapas interactivos para comparar varias visualizaciones del paisaje, como mapas de relieve y sombreado, y mapas de huesos, e identificar entidades de interés. Después de agregar las coordenadas del mapa y otras identificaciones para cada punto, los equipos crean un mapa para guiar a los investigadores a encontrar y verificar los datos Lidar. La vista 3D que proporcionan las imágenes Lidar acelera el proceso.

“Un proyecto arqueológico puede tardar 10 años en excavarse, investigarse o cartografiarse. Podrías hacer 20 o 30 kilómetros cuadrados de mapeo durante un período de una década si eres realmente bueno en eso «, dijo Canuto. “Con Lidar, de pronto obtienes datos precisos de más de 300 kilómetros cuadrados en seis meses. Es realmente asombroso «.

 

Marcello Canuto creó este mapa para mostrar la extensión de los sitios mayas encontrados.

 

 

Este mapa de Marcello Canuto muestra incendios generalizados que tuvieron lugar en el noroeste de Guatemala en abril de 2020.

 

 

Steve Snow

Esri Inc.

 

comentarios

0